El cultivo de alimentos en Prout Village se realiza paralelamente con dos métodos: la agricultura natural y la hidroponía.


La agricultura natural es un método de cultivo sin el uso de pesticidas y fertilizantes perjudiciales para el cuerpo y la tierra, y ya está en uso. El defensor de este método es Masanobu Fukuoka, que cree que la tierra no tocada por el ser humano y habitada por una gran variedad de plantas, insectos y otros seres vivos es fértil, y de ella pueden crecer cultivos ricos en nutrientes. Los campos de arroz del Sr. Masanobu Fukuoka no han sido arados, fertilizados químicamente, abonados o tratados con desinfectantes en más de 30 años. Con esto, dijo, pudo cosechar casi 10 balas (600 kg) de trigo y arroz por cada área de 33 metros cuadrados.


La profundidad a la que puede arar un hombre con una azada es de 10 a 20 centímetros. Sin embargo, las raíces de las hierbas y el abono verde pueden arar de 30 a 40 centímetros o más. Cuanto más se adentren las raíces en la tierra, más aire y agua penetrarán en el suelo junto con las raíces. Con la muerte de esas raíces y los microorganismos, el suelo se vuelve fértil y blando. Con el tiempo, las lombrices de tierra aumentan y los topos también excavan en el suelo. De este modo, la naturaleza proporciona un entorno de cultivo nutritivo, el suelo es permanentemente fértil y no hay ningún elemento de contaminación. Los principios de la agricultura natural son no cultivar, no fertilizar, no escardar y no usar pesticidas.


Y en el interior, se utiliza la hidroponía. En lugar de utilizar tierra, las raíces de las plantas se sumergen en agua que contiene fertilizante, y las raíces absorben el agua, los nutrientes y el oxígeno necesarios. Esto produce plantas libres de insectos, sanas y sin pesticidas, y permite un cultivo sistemático independientemente de la estación del año. Las plantas pueden cultivarse verticalmente para ahorrar espacio y permitir que se cultiven más plantas en una residencia.


Las semillas se recogen de los cultivos realizados de este modo, se limpian, se secan y se almacenan en contenedores en el frigorífico.