Hay mucho debate sobre la naturaleza del dinero y del ser humano. Por ejemplo, existe una renta básica que proporciona 100.000 yenes al mes a todos los ciudadanos de forma incondicional, y existe una moneda virtual en la que todo el dinero se intercambia en línea.




La conclusión sobre estas dos formas de ser es que, aunque se espera que sean eficaces en ciertos ámbitos, no son la forma de resolver todos los problemas sociales.




La renta básica puede ayudar a las personas que viven en la calle, pero no eliminará la destrucción del medio ambiente. La moneda virtual tampoco resolverá el problema de la basura. Estas dos metodologías no eliminan el problema porque se basan en el marco del dinero.